¿Quién vive en un salón de fiestas?

house decoration for party

¡Nadie! El común de los mortales no vivimos en una casa preparada, amoblada ni pintada para hacer fiestas.

Por eso, como ya no podemos vivir sin las celebraciones temáticas ni los kits imprimibles que resuelven todas nuestras necesidades festivas, te damos 26 tips para que tu casa se vea como creada especialmente para tu fiesta.

Aquí vienen!

  Para ubicar la mesa del candy bar buscá en tu casa la pared más grande y más libre que tengas, en lo posible de un color neutro, como blanco o marfil. También podés elegir una pared en tu patio o directamente hacerlo en el jardín con un fondo verde. Si no tenés una pared blanca o marfil, las paredes de piedras, ladrillos a la vista o de maderas naturales también pueden funcionar bien porque son materiales «neutros». Si es de color (te lo ruego!), debe combinar con la temática elegida.

  Si el color de todas tus paredes desentona mucho con los colores de tus decoraciones, no importa: colgá una gran cortina blanca como fondo de la mesa del candy bar. Nada puede quedar peor que unos animalitos de granja sobre una pared violeta (con lo mucho que me gusta el violeta!). ¡Te prometo que tu cortina blanca estará más que amortizada!.

  Limpiá tu pared de adornos: dale un besito a la foto de la abuelita y al cuadrito del gatito en la canasta y guardalos en tu dormitorio hasta que termine el festejo. El gatito no se ofende y la abuelita lo va a comprender ¡te lo aseguro!. Retirá todos los elementos, muebles y adornos que distraigan la atención o no aporten a tu decoración: la escalera, las escobas y el tender de la ropa son nuestros mejores aliados, pero NO POR HOY ¡ te lo ruego! Tus fotos y la posteridad te lo van a agradecer.

  Para la mesa del candy bar usá manteles blancos y complementá con caminos de mesa o pequeños manteles de color sólo si combinan y no compiten con tu decoración temática. Rayas finas, cuadritos o lunares se pueden utilizar, pero dosificá los colores que sean más fuertes que tus decoraciones. Recordá la ilusión y las horas que invertiste en envolver cada golosina y armar cada cajita para que venga un mantel naranja con margaritas y pretenda llevarse toda la atención: no se lo permitiremos ¿verdad?

  Para el candy bar utilizá vajilla blanca y de vidrio. Unos meses antes comenzá a coleccionar frascos de vidrio de mermeladas (¡no te imaginás cuántas veces compré algo por el frasquito!), potes de helado, botellas de vidrio (las de tomates) para servir bebidas. ¡Decorados con los elementos del kit quedan increibles!. La vajilla blanca de forma cuadrada es ideal para ubicar las golosinas del candy bar. También podés utilizar vajilla de color al tono en pequeñas dosis.

  Armá tu kit de soportes extras para la mesa del candy bar: hoy existe en el mercado mucha variedad de soportes, pero si vas a comprar alguno que sea color blanco. Algunos de estos soportes son de madera de fibrofácil: cuidá que no tengan perfiles cortados con láser porque son imposibles de cubrir con pintura. ¡Ni siete manos de pintura acrílica pueden con ellos! (los identificás por sus bordes color marrón oscuro). Un pequeño kit de soportes, incluyendo algunos cubos de madera (para dar distintas alturas) serán tus aliados de por vida.

  Conseguí un plato para tortas con un pie y una base. Los de madera, cerámica o metal son mis favoritos. También hay bonitos platos de vidrio. ¡Será tu objeto de culto igual que el mío!

  En las mesas de los invitados, repetí el mismo color de mantel y caminos que utilizaste en la mesa del candy bar, aunque sea en pequeños detalles. Por ejemplo, si utilizaste un camino a cuadritos color rojo en la mesa del candy bar, repetilo en la mesa de los invitados o incluí una tira de la misma tela a cuadritos en el armado del centro de mesa. Pero siempre recordá que tus manteles no deben competir con tus decoraciones.

  Utilizá nuestros «envoltorios para vasos, botellitas o servilleteros» también en la mesa de los invitados. Podés hacer individuales imprimiendo los papeles estampados del kit sobre cuerina (cuero ecológico) o lona vinílica: ¡quedan súper!

  Utilizá vajilla blanca o de vidrio también en las mesas de los invitados. Si no tenés un stock de platos o tenés cinco platos de cada color como yo, la opción de alquilar la vajilla, incluidos cubiertos, vasos y copas, es excelente. El costo es muy accesible y generalmente las empresas dedicadas a ello entregan y retiran la vajilla en tu domicilio.

  Las botellas de vidrio (en las que viene la salsa de tomate) están súper de moda para servir bebidas, tanto que hasta las venden en los locales de decoración. Prepará ricas salsas y guardá los envases: el día de tu fiesta decoralas con algún detalle del kit y serví tus bebidas en ellas (también se venden los tapones en diferentes colores). Si es posible utilizá bebidas en tonos acordes a tu deco o teñilas con colorantes naturales o vegetales (son comestibles).

  No olvides de ubicar a tus invitados en sus mesas: en el «cartón cierra bolsas o cartel para comidas» podés escribir sus nombres y hacerlos sentir muy especiales. También podés usar l mismo cartel para denominar la mesa, por ejemplo: «Mesa 2 Los chistosos».

  Reubicá todos aquellos muebles que estorben, que no utilices o contrasten demasiado con la temática de tu fiesta.

  Si no contás con suficientes sillas y mesas, suelen alquilarse por costos muy razonable, incluyendo manteles del color que quieras ( aunque siempre preferiremos el blanco).

  De igual manera, retirá los floreros, fuentes y adornos que pululan diariamente en tu casa: el perrito de yeso que te regaló la tía también se merece un descanso. Si utilizás flores frescas, elegilas en los colores de tus decoraciones.

  Una excelente idea es recorrer tu casa y tus armarios a la caza de los elementos que sí pueden apoyar tu decoración. Un canasto, una silla de color, un espejo, una lámpara: ¡te vas a sorprender de todo lo que encontrás y te aporta un toque especial!

  Decorá todos los recipientes o elementos extras que utilices con las figuras del kit. Por ejemplo, los servilleteros o frascos donde pongas las cucharitas de postre: esto refuerza la temática elegida.

  Colocá el «poster de bienvenida» (incluido en el kit) en la puerta o la entrada de tu casa para recibir a tus invitados.

  Utilizá los «círculos para centro de mesa, adorno para torta o decoración» o los carteles que se incluyen en algunos kits para sectorizar o señalar distintos espacios en tu casa. Por ejemplo, podés poner un círculo con el texto «regalos» en una mesita preparada para ello. Señalá la puerta del baño y la mesa de las bebidas de la misma manera. Recordá incluir y señalar un espacio para guardar abrigos y carteras y otro para cambiar a los bebés invitados.

  Colocá en el toilette una caja o canasta incluyendo elementos decorados con los papeles estampados u otras partes del kit: productos femeninos (utilizá el envoltorio para Rhodesias o Titas), curitas (usá el envoltorio para bocaditos Marroc) y analgésicos quedan divinos. Inclusive las pequeñas toallas de mano pueden rodearse con el «envoltorio para vasos, botellitas o servilleteros».

  Prepará una pequeña mesa para colocar las cajitas souvenir que incluimos en todos los kits: ¡llenalas de cosas ricas y tema resuelto!

  No te olvides de darle un lugar especial al «poster para mensajes» (incluyendo bolígrafos o marcadores para escribir): a tus invitados les encantará dedicarle unas lindas palabras al homenajeado u homenajeada.

  Colgá los banderines del kit por toda la casa: eso aumenta enormemente el ambiente festivo. Podés crear banderines extras con los papeles estampados del kit o intercalar banderines con figuras.

  Ubicá pequeñas lucecitas blancas (en forma de lluvia quedan bellísimas) y velas en lugares estratégicos de tu casa: ya no son exclusivas de la navidad y son aliadas totales de la calidez. Y prometéselo a tu familia: no las guardes después de la fiesta, prendelas y disfrutalas todos los días. Si las colgás como fondo de la mesa del candy bar o la mesa de la torta, te vas a llevar una gran sorpresa al ver tus fotografías ¡te lo prometo! Y por favor: si tu fiesta es de noche y en tu casa hay luz blanca de tubo o luces demasiado estridentes, hacete un favor: no las enciendas. Reemplazalas con veladores, lámparas de pie, lucecitas o velas.

  No te olvides de poner música acorde a la temática que elegiste, al menos durante una buena parte de la celebración: Pavarotti con circo no pega, recordalo. Armá una playlist para la hora de la comida y otra para la hora de juegos y baile.

  Recordá que el kit imprimible que elegiste será el elemento que unificará la decoración de toda tu casa o de todos los ambientes que elijas para desarrollar la fiesta. Aprovechá todas las posibilidades que te ofrece y no limites su uso al destino original: usá toda tu imaginación y compartí con nosotros tus geniales ideas!!!

 

Porque más vale una fiesta en una casa bien preparada que una fiesta shabby+rosita+celestita en el salón de Blancanieves y los siete enanos.

Si te pareció lindo y/o útil este post, dejanos tus comentarios!

 

 

Una respuesta a “¿Quién vive en un salón de fiestas?”

  1. Hola Victoria! Muy interesante todos los tips y recomendaciones. Muchas gracias!

Deja un comentario

*